TV: Sobre el final de “Dexter”

Si nos dedicamos al audiovisual es porque nos gusta el audiovisual. Y por tanto nos gusta disfrutar y compartir obras que nos hacen sentir y nos inspiran. Ya sean películas, videoclips, spots o series de TV.

Una de las series que hemos seguido de forma religiosa durante 8 años ha sido “Dexter”, que recientemente ha llegado a su final. Con más pena que gloria.

Y es que lo que en su día fue una obra maestra de la TV, ha acabado convirtiéndose en una caricatura de si misma. Trama, personajes y sobre todo guiones, han ido en picado desde el maravilloso final de la cuarta temporada. (Spoilers a partir de aquí).

Y es que desde la muerte de Rita, la serie no ha vuelto a ser la misma. La quinta temporada era un “quiero y no puedo” sin saber a donde llevar el personaje. La sexta tenía un villano simplemente ridículo, aunque terminó con un esperado descubrimiento por parte de Deb que parecía que podría llevar a la serie por buenos derroteros. La séptima temporada no estuvo a la altura, aunque tuvo buenos momentos.

Pero la que ha entrado en el ridículo por completo ha sido la octava. Reacciones inverosímiles de personajes, tramas insulsas e insignificantes, personajes que aparecen y desaparecen porque si… y ese final…

No voy a seguir enumerando los muchos errores de la temporada porque ya otros lo han hecho y mucho mejor que yo. Pero si diré que ese no era el final que se merecía Dexter. Porque los que llevamos ocho años siguiendo las andanzas de Dex esperábamos otra cosa. Y los guionistas nos debían otra cosa.

Nos debían una cacería a Dex por parte de la Miami Metro. Nos debían el hacernos meditar sobre qué final era mejor para el personaje: pagar por sus crímenes o reformarse. Nos debían, en definitiva, lo que llevaban años preparando. No un final improvisado a ultima hora.

Nos debían algo más que un final a lo “House”, inconsistente, e incongruente con el personaje, con falso suicidio incluido. Y sobre todo, le debían algo más a Deb y Harrison. Dos personajes que han pagado (y con creces) las aficiones del Sr. Morgan. Muy cruel por parte de los guionistas. Principalmente porque nada de lo que ha sucedido en esta temporada tiene lógica con el resto de la serie. Parece que los guionistas hayan cogido un montón de ideas desechadas de otras temporadas y hayan decidido mezclarlas para rellenar 12 capítulos. Estoy convencido de ello.

En fin, que si alguien me preguntara si debería ver “Dexter”, le diría que . Rotundamente. Va a disfrutar de algunos de los mejores momentos de TV que se haya realizado en años. Pero le advertiría que parara al final de la cuarta temporada. Que se quedara con esa imagen de Rita en la bañera y no siguiera más adelante.  Y que cuando le entre el mono, antes de ver nuevos capítulos, revise, una y otra vez, una de las mejores cabeceras que se han hecho jamás en TV.

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *